jueves, 17 de abril de 2014

Yosemite series: The End!

Nos disponíamos a disfrutar de nuestro último día en Yosemite y nos levantamos con la intención de conducir hacia Tioga Pass para salir por el norte del parque. Habíamos leído que toda esa zona, llamada Toulumne Meadows, era preciosa, así que la idea era pasar el día por allí, pero... nos aguardaba una pequeña sorpresa!
La furgo esa mañana hacía un ruido rarísimo cada vez que girábamos el volante... por suerte para nosotros estábamos justo en Yosemite Village y al lado del único mecánico del parque, así que nos acercamos a que le echara un vistazo para quedarnos tranquilos. Una vez más, le agradecimos al jet lag ser los primeros en llegar allí, jeje!

Nuestra casa con ruedas en el mecánico
En principio tenía una explicación muy sencilla,durante la noche una ardilla se había dedicado a morder algún cablecito o alguna junta y la dirección de la furgoneta no funcionaba, algo que ocurre frecuentemente en el parque y que nos arreglarían en una hora (o dos) a lo sumo! Genial, pues oye, nos pillamos un cafetito y nos vamos a dar un paseo. Por allí cerca quedaban las Lower Yosemite Falls y el tiempo de ida y vuelta era más o menos el que teníamos que esperar en el mecánico, así que nos pusimos en marcha!

Ese día vimos muchos animalejos!
El camino era muy bonito y estábamos prácticamente solos, creíamos que era por la hora, pero pronto descubriríamos que no! Que era porque en esa época del año (agosto) las cascadas de Lower Yosemite no llevan agua!jaja


Rápidamente pasaron esas dos horitas y volvimos a recuperar a nuestra fiel compañera, que estaba más enferma de lo que creíamos. Lo que estaba mal eran los frenos y la pieza necesaria tardaría tres dias en llegar al valle! ¡¿Tres días?! ¡No teníamos tres días! ¡Nos rompía totalmente el viaje! Tenemos que agradecer al mecánico y al director de Lost Campers (Nick) que hicieran rápidamente todas las gestiones necesárias para que pudiéramos seguir con nuestra ruta. Nos mandaron a uno de los chicos de Lost Campers desde San Francisco con una furgoneta nueva para hacer el cambio, pero claro... tardaría entre 4 y 5 horas. Eso nos dejó todo el día en Yosemite y mientras esperábamos fuimos a Mirror Lake, donde no había "lake" porque estaba seco y aprovechamos para pasarnos por Curry Village, donde había el único camping con ducha del parque! Ya os contamos en el último post como funciona el tema de las duchas en Yosemite. Después de tres dias de bañitos en el río... se agradeció bastante! jeje!

Hacia Mirror Lake, el lago sin agua
Por fin hicimos el cambio de furgo y nos dirijimos hacia el Tioga Pass, no os negaremos que toda la zona de Toulumne Meadows y el Tenaya Lake es maravillosa, pero la hicimos bastante rápido porque teníamos que conseguir salir del parque antes de que oscureciera y encontrar un sitio para dormir y, además estábamos bastante cansados después de las emociones de todo el día. Así que nos queda pendiente para una próxima visita, estamos seguros de que en algún momento de nuestras vidas regresaremos a Yosemite!


Salimos del parque y entregamos nuestro ticket (el que compramos en la entrada y que ya avisamos que había que guardar) para conducir rumbo a nuestro próximo destino! Finalmente encontramos un huequito en un camping justo en frente de Mono Lake (un lago de agua salada), en un pueblecito muy auténtico en el que cenamos como como reyes! Costillamen y barra libre de sopa y ensalada, esto recupera a cualquiera!

Costillamen a la barbacoa
Todavía no lo sabíamos, pero Yosemite se acabaría convirtiendo en una de nuestras partes favoritas de California! Y a la mañana siguiente amanecimos así, delante de Mono Lake y rumbo a Bodie (una ciudad fantasma de la época de la fiebre del oro) y Bonanza!

Desayunando en Mono Lake
Pero esta ya es otra historia, no? Esperamos que os haya gustado nuestra mini serie sobre Yosemite!

O&M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario