jueves, 20 de febrero de 2014

Una nueva experiencia en Barcelona: Butifarring!

¿Alguna vez te has comido una butifarra en formato bocadillo? Bueno, vale, quizá si! Pero... ¿cuantas veces esta iba rellena de calçots, aliñada con un buen romesco y entre dos rebanadas de pan casero? Si sabes de que te estamos hablando es que has tenido una experiencia Butifarring!

La barra, a la vista, con todas sus especialidades
De un tiempo a esta parte se pueden encontrar muchos locales en Barcelona que se han dedicado a gourmetizar bocadillos, prueba de ello son la cantidad de hamburgueserias que hay (la semana pasada nosotros mismos os hablabamos del exquisito Santa Burg), pero... ¿con butifarras?  Lo que pretenden, y consiguen, en Butifarring es presentar un plato típico de la cocina catalana en un formato más moderno, a pie de calle y accesible para todos. Hacía tiempo que lo teníamos en nuestra lista de "pendientes" después de haber leído estas dos críticas en Le Cool y Goo2b y la verdad es que no nos decepcionó!

Butifarring en la calle del Call
El secreto de Butifarring está en tener producto de proximidad, de temporada y cuidarlo desde el principio. El pan que utilizan es de una receta propia y lo elaboran a mano. Su chef, Albert Gómez, ha hecho cursos de repostería y trabajado en restaurantes con estrella Michelin, y eso se nota. Nos decía que su truco está en cuidar hasta el último detalle: "si pongo ketchup, pongo el mejor ketchup del mercado, hasta que consiga elaborar mi propia receta".
Y ahora ya os debéis estar preguntando: ¿y de qué va todo esto? ¿cómo se gourmetiza una butifarra? Pues, por ejemplo, rellenándola de escalivada o queso azul de Muntanyola.Y la que a nosotros nos alucinó más: la morcilla de tortilla de patata, en la que sustituyen la sangre por huevo consiguiendo que tenga textura de morcilla y sabor a tortilla, melosa y muy sabrosa!

Morcilla de tortilla de patata
También la tienen de pollo (100% pollo), nosotros no llegamos a probarla, pero dicen que es como darle un mordisco directamente a un pollo a l'ast! Todo esto se puede acompañar con patatas al caliu o, como no, con unas buenas judías, al fin y al cabo no hay nada mejor para compañar una buena butifarra! Otra de las cosas buenas es que su oferta varia a menudo, según la temporada, si queréis probar la butifarra de calçots no tardéis mucho en ir!

Su carta a día de hoy
Todas estas maravillas las podéis regar con una buena cerveza artesana del Montseny, como ya hemos dicho uno de sus secretos es el producto de proximidad!
Cerveza Montseny
Y oye... si os queda espacio para algo más... también tienen postres caseros como pasteles o yogures! Nosotros a tanto ya no llegamos! jaja!
Sus postres
Y si os creiais que aquí acababa todo ibais muy equivocados! Este local no es solo una butifarreria, también es un espacio multifuncional gastronómico, en el piso superior se organizan cursos de cocina con thermomix, talleres de cookies, fiestas privadas... si es que estos chicos lo tienen todo! Y cuando decimos todo... es todo: hasta libro de visitas y un rincón para cargar todo tipo de móbiles!
El móbil de Oscar reponiendo fuerzas!
No se que os habrá parecido todo esto... pero a nosotros nos conquistaron y nos enamoraron mucho, muchísimo! Y todavía hay más: esta semana y gracias a los amigos de M'apunto podéis ganar vuestra propia experiencia butifarring, están de sorteo! A por todas!

Nuestra experiencia butifarring!

Donde: Butifarring, calle del Call 26.
Cuando: todos los dias de la semana.
Cuanto: butifarrings desde 3'90 a 5 euros.

O&M.

jueves, 13 de febrero de 2014

A pecar, ¡que la carne es débil!

El cartel que preside el local hace mucha justicia a lo que pasa dentro del Santa Burg. Nosotros nos volvimos mucho más que débiles ante semejante variedad de hamburguesas.


Yo me encontré en esa situación en la que le que acabas preguntando al de al lado que va a pedir, para no repetir y poder probar más platos! jaja! Lo bueno de su carta es que básicamente tiene hamburguesas, con pocas distracciones, que es lo que uno busca cuando va a una hamburguesería ¿o no? Es cierto que hay alguna ensalada y cuatro cositas para compartir (a destacar las patatas deluxe) pero no mucho, y eso te permite ir al grano!
Patatas Deluxe
Las hay para todos los paladares: de entrecot, de buey, de butifarra, en forma de quesadilla, de roast beef... hasta hay una opción vegetariana.


Nos encanta su presentación en los cestitos
Y después de haber ido un par de veces, la que para nosotros es la "master" (y creemos que para ellos también por el nombre que le han puesto... jeje!) es la Santa Deluxe: 150 gramos de carne de buey, 40 gramos de escalopa de foie gras y manzana caramelizada! Un pecado en toda regla!

Santa Deluxe
 Y aquí no se acaba todo, Alain Guiard, uno de sus chefs, declara que el objetivo de Santa Burg es “ofrecer hamburguesas de alta calidad, a un precio asequible, con un toque especial y acompañadas de una bodega interesante”. Lo interesante de la bodega reside, para nosotros, en la variedad de cervezas artesanas, la mayoría de ellas catalanas, y muy acertadas para acompañar una buena hamburguesa.

Sus cervezas artesanas
Un capítulo a parte son los postres... por lo que hemos visto cambian según el día que vas, pero no os dejéis perder el cronut, una mezcla entre croissant y donut llegada directamente desde Nueva York! Y pensaréis: ¿y no estabais ya muy llenos después de estas pedazo de hamburguesas? Pues si! Pero lo pedimos para llevar y nos lo desayunamos al día siguiente en casa!

Su barra de postres

Y medio cronut para desayunar! Yummy!
 Aquí queda nuestra recomendación: ¡chic@s, a pecar!

Dónde: Santa Burg (c/ Vallespir 51, Barcelona)
Cuanto: desde 10 a 30 €
Cuando: de martes a domingo de 13:00 a 16:00 y de 20:00 a 00:00

O&M.

lunes, 3 de febrero de 2014

Taller de cocina japonesa: Ready to maki!

Hace días que tengo en mente este post y, no se porqué, no he acabado de encontrar el momento para sentarme frente al ordenador a escribir ¿será miedo a la página, o más bien a la pantalla, en blanco? Espero que no! Vamos a ello que os propongo una actividad más que interesante!
Hace ya unas semanitas ocupé la mañana del sábado acudiendo con mis amigas Alicia (del blog Short, Sweet and Special) y Rocío (os había hablado de ella en el post de fin de año, la receta del paté de pescado es suya!) a un taller de cocina japonesa! Y que os puedo decir: aprendimos mucho, comimos bien y nos lo pasamos aun mejor! El taller fue en Alacarta, un local del barrio barcelonés de Sarrià preparado para cualquier tipo de actividad gastronómica!

Con toda la gente del taller
Empezamos preparando el arroz para el sushi, que tiene su truco y merece paciencia! Mientras se hervía la profe nos fue contando un poco cuales eran los mejores supermercados especializados a los que ir a comprar, qué marcas eran las mejores en relación calidad-precio, en que pescaderias comprar un buen pescado y, sobretodo, a como prevenir el anisakis! Se trata de un parásito que, por desgracia, cada vez es más común. Para evitarlo hay que congelar el pescado (un mínimo de 24 horas y luego descongelarlo 24 horas más en la nevera para que quede bueno y listo para comer) o bien cocinarlo (que en el caso del sushi no es una opción, jeje).

Aperitivo japonés durante la explicación
También nos contó que en algunos lugares de Japón abanican el arroz con un pay-pay cuando ya está hervido para conseguir que se enfríe más rápido! Menuda paciencia! Este no fue nuestro caso, sacamos el arroz al patio para refrescarlo y mientras nos dedicamos a hacer una tempura deliciosa! ¿Sabéis que se puede utilizar cerveza para hacer el rebozado? Era sabrosísimo, finísimo y muy crujiente! El truco está en no pasarse al cubrir la verdura (o lo que se quiera hacer en tempura) con la masa, siempre se tiene que reconocer a simple vista el alimento que se está comiendo! ;)

A la rica tempura!
Llegados a este punto ya teniamos listo el arroz y Cristina, la profesora, hizo un par de demostraciones de como se tienen que hacer los rollitos de maki, parecía bastanta complicado, pero nos pusimos manos a la obra y... oye! Pues no  es tan difícil!

Toda la clase manos a la obra!
Alicia, Rocío y yo haciendo nuestros primeros makis!
La verdad es que fue una mañana de lo más divertida, nos lo pasamos en grande y al final degustamos lo que habíamos cocinado! :) Además,  Cristina nos mandó un e-mail con todas las recetas y consejos que habíamos comentado durante el curso para que no se nos olvidara nada! Muchas gracias!

Con Cristina, la crack, muchas gracias!
Ahora solo falta encontrar el momento para ponerlo todo en práctica en casa y soprender con unos makis y una tempura caseros!

Dónde: Alacarta (echad un vistazo a todos los talleres que hacen: arroces, tapas creativas...)
Precio: 29,9 €
Duración: Dos horas y media

M.

Pd: Recordad que os podéis suscribir al blog en la columna de la derecha! Solo tenéis que dejar vuestro e-mail para empezar a recibir todas las novedades! ;)